10 Errores al contratar un seguro de Transporte de Mercancías

10 Errores al contratar un seguro de Transporte de Mercancías

La contratación del Seguro de Transporte de Mercancías más adecuado y competitivo no siempre es fácil. La complejidad técnica, la elevada siniestralidad y la dificultad de contratación en el mercado asegurador son algunas de las adversidades a las que tienen que hacer frente los profesionales y empresas del sector de la logística y el transporte.

 

Además, este seguro, que garantiza los daños que se produzcan en las mercancías durante su transporte, es clave en el día a día de las empresas de este sector y, cualquier error en su contratación, puede acarrear importantes consecuencias económicas.

 

Consigue una revisión de tu Programa de Seguros gratuita y personalizada

 

A continuación, se detallan 10 errores al contratar un Seguro de Transporte de Mercancías:

 

  1. No definir correctamente la actividad:

Definir correctamente la actividad global de la empresa, incluyendo las actividades principales, así como las secundarias o auxiliares, es clave para garantizar la cobertura de todos los viajes que se realicen. Por ejemplo, una empresa distribuidora de productos informáticos que también recoja artículos defectuosos para reparar en sus centros técnicos.

 

Además, es necesario también definir la figura contratante del seguro y su posición en la cadena de transporte (cargador, transitario, operador logístico, agencia de transporte, transportista, etc.).

 

  1. No elegir la modalidad de seguro más conveniente:

En el mercado asegurador existen diferentes modalidades de Seguro de Transporte de Mercancías, en función de la actividad y las necesidades de cada profesional o empresa del sector.

 

Factores como la frecuencia de los viajes, la operativa de transporte, los contratos con los clientes, etc. determinan cuál es la modalidad de seguro más conveniente. Por ejemplo, seguro de viaje aislado, seguro por declaración de valor través de avisos de seguro o flotante, seguro por facturación anual, etc.

 

  1. No escoger la cobertura adecuada:

Los Seguros de Transporte de Mercancías disponen de diferentes tipos de coberturas que determinan la forma de indemnización en caso de siniestro y, a su vez, están vinculadas con el coste anual del seguro.

 

La cobertura de Responsabilidades garantiza la responsabilidad legal de transportista respecto de las mercancías que transporta. Las responsabilidades en el transporte de mercancías vienen determinadas por la Ley 15/2009 del Contrato de Transporte Terrestre de Mercancías (LCTTM) y el Convenio relativo al Contrato de Transporte Internacional de Mercancías (CMR). En cambio, en la modalidad de Daños, las coberturas no dependen de la responsabilidad legal del transportista, sino de las circunstancias que concurran en la pérdida o los daños a la mercancía. El valor asegurado no viene determinado por ley, sino por la declaración del valor de la mercancía al contratar el seguro.

 

Consigue una revisión de tu Programa de Seguros gratuita y personalizada

 

  1. No incluir cláusulas específicas necesarias:

En función de la actividad y las necesidades de cada profesional o empresa del sector, en el Seguro de Transporte de Mercancías, se pueden incluir numerosas cláusulas específicas que complementan las coberturas de la póliza. Por ejemplo, Mala Estiba, Carga y Descarga, Remoción de Restos, Asistencia a Ferias y Eventos, etc.

 

  1. No delimitar correctamente el ámbito geográfico:

Indicar correctamente el ámbito geográfico en el Seguro de Transporte de Mercancías es clave para garantizar la totalidad de viajes que se realicen. Además, con carácter general y, dependiendo de factores de seguridad, como conflictos bélicos o sanciones, las compañías aseguradoras excluyen un listado de países que suelen estar recogidos en las Condiciones Generales de la póliza. Para profesionales o empresas que realicen algún trayecto a estos destinos, es conveniente revisarlos y, aunque de forma limitada, poder solicitar una posible ampliación de la cobertura.

 

  1. No fijar el capital máximo asegurado suficiente:

El capital máximo asegurado fijado en el Seguro de Transporte de Mercancías hace referencia al importe máximo que la compañía aseguradora indemniza en caso de siniestro.

 

Un error en su contratación en póliza puede incrementar el coste del seguro o limitar la indemnización de un siniestro. Por ello, es conveniente analizar el histórico de viajes y las cargas medias y máximas transportadas.

 

Además, es habitual que, en determinados riesgos o mercancías sensibles, las compañías aseguradoras establezcan sublímites adicionales, que es conveniente verificar que son adecuados para proteger así todos los viajes realizados.

 

  1. No fijar una franquicia adecuada:

Usualmente, en los Seguros de Transporte de Mercancías se incluye una franquicia que el tomador del seguro debe asumir en cada siniestro que se produzca. En muchas ocasiones, eliminarla no es posible pero sí reducir su valor cuando resulte inadecuada al ser demasiado elevada. Además, en algunos casos, una franquicia elevada reduce el coste anual del seguro y puede resultar conveniente.

 

  1. No señalar correctamente las mercancías aseguradas:

En el Seguro de Transporte de Mercancías es necesario indicar correctamente las mercancías aseguradas, incluyendo todas aquellas accesorias o de actividades auxiliares, para garantizar la correcta cobertura.

 

Además, en aquellos casos en los que se transporten mercancías especiales o sensibles, es importante incluirlas expresamente, ya que, con carácter general, muchas compañías aseguradoras las excluyen por apetito de riesgo o siniestralidad.

 

  1. No indicar la propiedad de los medios de transporte:

En el transporte de mercancías es habitual la utilización de vehículos subcontratados o incluso la combinación de transporte propio y ajeno. Es conveniente delimitar en el Seguro de Transporte de Mercancías la propiedad de los medios de transporte utilizados. Esta delimitación afecta a las responsabilidades en la cadena de transporte y puede repercutir en el coste anual del seguro.

 

  1. No trabajar con una correduría de seguros especialista en logística y transporte:

El diseño, la negociación, la contratación y la tramitación de los siniestros en el sector de la logística y el transporte son complejos y es recomendable trabajar con una correduría de seguros especialista en logística y transporte que facilite los trámites de contratación, actualice los riesgos de forma periódica y, con su protocolo y herramientas de tramitación, agilice la documentación y liquidación de todos los siniestros de transporte de mercancías.

 

Nueva llamada a la acción

 

Suscripcion blog Llerandi

 

Llerandi

Llerandi

Equipo de Llerandi Riesgos y Seguros