Artículo en L'Officiel des Transporteurs sobre el "fontanero polaco" que se convierte en "camionero"

Éste es un artículo traducido del francés al español que se publicó en el número 2667 de noviembre de l'Officiel des Transporteurs que habla sobre la preocupación que hay en España por el "fontanero polaco" que se convierte en "camionero". Su llegada preocupa a los transportistas, que temen una competencia considerada como desleal.

PENÍNSULA IBÉRICA

En España, el “fontanero polaco” se convierte en “camionero”. Su llegada anunciada en las bolsas de cargas españolas preocupa a los transportistas, que temen una competencia considerada como desleal.

EL “CAMIONERO POLACO” PREOCUPA LA PROFESIÓN

La actividad de Wtransnet da una idea representativa del perfil de los usuarios de las bolsas de cargas en España. En efecto, la empresa creada en Terrassa (Cataluña) por Anna y Jaume Esteve en 1997 es el líder en su especialidad: esta bolsa de carga reúne hoy en día a 9000 transportistas en la península ibérica, donde Wtransnet realiza el 80% de su cifra de negocios. Un 42% de los usuarios españoles son autónomos, es decir transportistas independientes de uno a cuatro camiones; y el 30% son agencias. Todos ellos son empresas que realizan la casi totalidad de sus negocios en España. Lo que justifica la poca preocupación de los gerentes de Wtransnet al acercarse la autorización del cabotaje: “esto no nos afectará mucho, ya que el transportista español gana normalmente su vida haciendo casi exclusivamente transporte nacional o internacional, y aprovechando en este caso, su paso por Francia o Alemania para hacer un poco de cabotaje.” explica Jaume Esteve Enrech: “Por eso las reglas actuales de cabotaje son suficientes para los transportistas españoles.” Para Anna Esteve, España aún no es un país lo suficientemente “atractivo” para transportistas que quisieran desarrollar una actividad importante de cabotaje, con una excepción importante: “Desde hace ya varios años, algunos transportistas españoles se van a Portugal para crear empresas con menos costes, y luego hacer cabotaje en España; este fenómeno podría estar más acentuado aún en el futuro con la liberalización del mercado.”

Hecatombe

Los gerentes de Wtransnet están de acuerdo en decir que los cambios no afectarán al funcionamiento de su bolsa de cargas, cuyos plazos de carga entre los que tienen la mercancía y los transportistas ya están reducidos al mínimo, gracias al servicio de alerta de los transportistas por SMS. Las preocupaciones son aún más grandes para Evaristo Magaña, presidente de la asociación catalana Astac Condal, que reúne un millón de transportistas, entre los cuales un 60% son  autónomos: “Si, más adelante, las empresas grandes pueden pagarse dos chóferes de los países del Este, tendremos que preocuparnos… Esta liberalización tendría que ser acompañada de una armonización de las legislaciones en Europa. De lo  contrario será la hecatombe de los autónomos en España.” Hay que recordar que estos autónomos representan el 72% de las empresas de transporte de un país donde un 25% de los camiones desaparecieron en 2008. Pero para ser más “importante” (con una flota de cien camiones), Alejandro Marchena Blanco no está seguro; Director de Operaciones de la División de  Transportes J.L. Pantoja (Sevilla) teme la llegada de los que hacen cabotaje viniendo de los países del Este de Europa. : “¿Cómo luchar con conductores que se instalan en España para uno o varios meses, pagados con las condiciones de su país de origen, es decir con muchos menos costes para las empresas que los contratan?”

OPORTUNIDADES DE DESARROLLO

Quizás José Bolívar Cano, gerente de los Transportes del Maresme, haya encontrado la respuesta: este transportista ha reducido su flota de 80% en cuatro años, para quedarse con sólo 10 camiones: “La estrategia es que nuestra empresa evolucione desarrollando  la actividad de agencia. En este caso, considero que la liberalización del cabotaje abre oportunidades de desarrollo a las empresas españolas que puedan dar este paso, porque tenemos el conocimiento local que nos permite situarnos más favorablemente frente a los cargadores.” La agencia Nolivea comparte este voluntarismo, como lo declara el responsable Xavier Mundet: “No tenemos que olvidar que España es un gran país exportador, entonces la liberalización del cabotaje puede ser una nueva oportunidad de desarrollar la actividad de transporte más allá de las fronteras.” En España, esta agencia que oferta la mayor parte de sus cargas en bolsas trabaja hoy en día con una libreta de unos 150 transportistas,  de los cuales un 90% son españoles. Pero esta proporción se va a reducir con la liberalización del cabotaje: “Va a cambiar del todo, confirma Xavier Mundet. Además los españoles ya se implantan en Rumanía, por ejemplo, para proponer ofertas de transporte más baratas...en España!”