Entrevistando a Raúl Lozano

Raúl Lozano, consejero delegado y CEO de Redur: "En las próximas semanas lanzaremos el servicio Farma 15º-25º a nivel internacional"

Alimarket: Empecemos hablando de los orígenes de la compañía. La suya fue y sigue siendo una historia de familia.

Raúl Lozano: En el año 1967, mi padre, que era agricultor, pagó la entrada de un camión de segunda mano con lo que obtuvo de una cosecha de trigo. Años después, en el 73, y con lo que había ahorrado trabajando como autónomo, compró una pequeña empresa arruinada y con un sólo trabajador en Zaragoza. Desde ese momento, y de la mano de mi padre y de mi madre, la compañía se ha ido desarrollado mucho y actualmente nos encontramos en la fase de transición entre la primera y la segunda generación. Ahora, mi hermano Alberto y yo somos consejeros delegados y, aunque mi padre sigue ejerciendo como presidente, el día a día de la compañía recae en nuestras manos. No obstante, hemos hecho un gran esfuerzo por profesionalizar la empresa y, aunque nos reportan a nosotros en última instancia, Redur se articula en tres ramas (operativa, comercial y financiera-administrativa) gestionadas por sus correspondientes directores.

A.: En un clima constante de compras y absorciones de grandes grupos internacionales, las empresas de capital español empiezan a escasear.

R.L.: Pues sí, y, sinceramente, no ha sido por falta de ofertas, pero nosotros seguimos creyendo mucho en el proyecto y, frente a la tendencia generalizada de entrada de capital extranjero, desde Redur seguimos apostando por el desarrollo familiar de la compañía, aunque siempre bajo un estricto control y profesionalización de la misma. Nosotros pensamos que nuestra familia tiene que estar al servicio de la compañía y no al contrario, algo que no siempre parece tan evidente en segundas y terceras generaciones. De momento lo tenemos claro: mientras que nuestros empleados (que ya son en torno a 2.000) y nuestros clientes sigan creyendo en nosotros, tengamos un proyecto de futuro y mantengamos la rentabilidad, ¿por qué vamos a vender?

A.: Pero sin duda los años de la crisis han sido complicados.

R.L.: Ha sido una época muy dura para todo el sector, pero nuestra filosofía siempre ha sido adaptarnos a las necesidades de nuestros clientes y eso nos ha ayudado a reinventarnos. Tradicionalmente, el negocio de Redur se ha venido centrando en algunos sectores muy concretos como el de la automoción y la alta tecnología. Con la crisis, estos sectores se vinieron abajo de una forma muy rápida y eso nos obligó a plantearnos que si seguíamos haciendo lo mismo, nuestro futuro iba a ser muy complicado. Así que nos sentamos y nos pusimos a pensar en las opciones: ¿qué sectores podían necesitar un nivel de servicios como el que nosotros -con una fuerte capilaridad y una estructura casi completamente propia- somos capaces de ofrecer? Después de muchos análisis, el farmacéutico fue el que vimos con más posibilidades y decidimos apostar por él. Esto ocurrió en el año 2009, momento en el que mi hermano Alberto decidió irse un año a Alemania. Allí, de la mano de nuestro socio Trans-o-flex aprendió mucho sobre cómo trabajaban, su operativa, sus procesos internos y regresó para empezar a implantar todo lo aprendido en nuestra compañía. El resultado fue muy positivo y, de hecho, nuestro primer gran cliente fue alguien de la talla de 3M. Gracias a esta experiencia fuimos adaptando nuestra empresa y nuestros procesos. Ahora estamos viviendo la culminación de todo ello, coincidiendo con el desarrollo de la normativa europea en materia de medicamentos, que está cogiendo la importancia que requiere con las famosas GLP (Good Laboratory Practice). A día de hoy, ya tenemos plenamente operativo nuestro servicio Farma 15º-25º, un servicio que garantiza las condiciones de conservación tal y como establece la normativa europea, es decir, garantiza que todos los envíos se mantendrán a una temperatura entre 15 y 25 grados desde su recogida a la entrega final y durante todo el proceso.

A.: ¿Qué equipación ha requerido la puesta en marcha de este servicio?

R.L: En Redur tenemos actualmente 60 delegaciones, prácticamente todas propias, repartidas por España, Portugal y las islas. En todas ellas tenemos ya una zona dedicada exclusivamente para la manipulación de la mercancía farma a temperatura controlada. En cuanto a la flota, también hemos tenido que reformar nuestro parque de vehículos de largo recorrido. Ya tenemos 70 acondicionados y a ellos hay que sumar la inversión que hemos realizado para habilitar nuestros camiones de reparto. En lugar de sustituir todos los vehículos, lo que hemos hecho ha sido cambiar algunos de ellos e implantar en el resto unas neveras de frío activo de aproximadamente 1 m3 con capacidad para poder combinar el reparto con otro tipo de paquetería para las zonas más remotas. Es decir, para los servicios en grandes núcleos urbanos o en hospitales importantes tenemos un centenar de vehículos dedicados exclusivamente al sector farma, pero para el resto utilizamos las neveras.

A.: Todo ello habrá requerido una importante inversión en medios.

R.L.: No sólo en medios, sino también en el sistema informático. Nuestro servicio ofrece la posibilidad de consultar en tiempo real la temperatura de los productos a lo largo de todo el proceso, por lo que hemos tenido que equipar tanto la flota como incorporar mecanismos de lectura a nuestros repartidores. Además, para gestionar toda esta información hemos tenido que mejorar nuestra base de datos y desarrollar un sistema informático propio. En él ha trabajado nuestro equipo informático, en el que se integra una treintena de trabajadores. En los últimos tres años, la inversión total ha superado los 3 M€. Para ello hemos contado con el apoyo principalmente de los bancos. Afortunadamente no ha sido muy complicado conseguir el apoyo inversor por la fortaleza de nuestro proyecto.

A.: ¿Aún faltan nuevas inversiones?

R.L.: Con los medios actuales, el servicio ya se encuentra funcionando al 100%, pero seguro que harán falta nuevas inversiones. Evidentemente, no es lo mismo mover X que mover 3X, pero la inversión básica ya está hecha. Ahora sólo faltará crecer según la demanda del servicio y la verdad es que somos muy optimistas al respecto, pero aún no podemos dar cifras exactas de lo que supondrá este negocio en ejercicios venideros. En principio, esperamos que el sector farma represente el 40% de nuestra facturación en los próximos 3 años, pero podría ser incluso más. No obstante, en ello intervendrán también factores externos que nosotros no controlamos. De hecho, dependeremos mucho de la administración y de la normativa farmacéutica que se vaya desarrollando. Por ahora, la acogida está siendo muy buena y confiamos en que vaya muy bien. Sin duda, el sector farmacéutico será gran parte del futuro de nuestra compañía.

A.: Redur es fundadora de la red europea Eurodis. ¿Se plantean la explotación del servicio Farma 15º-25º a nivel internacional?

R.L.: En el año que mi hermano estuvo fuera, aprovechó para poner en marcha la red europea Eurodis, de la que como bien dices somos socios fundadores y de la que tenemos el 9,1% de las acciones. Creada en 2009 y con sede en Alemania, Eurodis tiene como función poner en contacto los servicios de los socios presentes en cada uno de los países europeos y hacerles trabajar de una forma muy estandarizada. Es una red muy potente ya que, de hecho, nosotros somos el socio más pequeño. No obstante, nuestra pertenencia a Eurodis nos permite ofrecer un servicio totalmente estandarizado hacia las principales capitales europeas en un tiempo de tránsito definido. De hecho, el 10% de nuestra facturación ya procede de envíos internacionales, cifra que esperamos seguir incrementando. En cuanto a tu pregunta, lo cierto es que el servicio farma tiene mucha demanda a nivel internacional y varios de nuestros asociados, como es el caso de la alemana Trans-o-flex, son líderes en la distribución farmacéutica en sus respectivos países. Aprovechando esta ventaja, en las próximas semanas vamos a empezar a ofrecer a nuestros clientes el uso del servicio Farma 15º-25º también a nivel internacional. Con ello, seremos capaces de ofrecer un servicio diario a temperatura controlada con salidas diarias a las principales capitales europeas, con lo que esperamos que también podamos tener un crecimiento bastante importante.

A.: A pocos meses para el cierre del ejercicio, ¿cuáles son las perspectivas económicas de Redur?

R.L.: El grupo Redur cerró el pasado 2014 con una facturación consolidada de 130 M€. La verdad es que fue un buen año para nosotros. En cuanto a las perspectivas para 2015, esperamos crecimiento, pero aún no me puedo aventurar a dar una cifra. El año empezó muy fuerte, pero en verano se paralizó el ritmo y ahora parece que vuelve a animarse nuevamente, por lo que somos optimistas. También tenemos previstas varias inversiones. La más importante es la apertura de un centro logístico en Málaga de 30.000 m2 totalmente equipado, reproduciendo las características del cuartel de operaciones que tenemos en Algete (Madrid). Aparte, a corto-medio plazo tenemos intención de sustituir nuestros almacenes de Alicante y Vigo (Pontevedra) por nuevas instalaciones más grandes y modernas.

A.: Para terminar, además del servicio farma, ¿tienen previsto aumentar su posición en otros sectores en auge, como el e-commerce?

R.L.: Nosotros tenemos muy claro que es imposible ser bueno en todo. Nuestra filosofía de compañía es ofrecer una amplia gama de servicios, en función de las necesidades y demandas de nuestros clientes, pero sin olvidar que nuestro negocio principal sigue siendo la paquetería. En esta línea, lanzamos hace unos años nuevos servicios de e-commerce, pero siempre como servicio añadido para clientes que, necesitan reparto para su venta on-line, pero que ya han confiando en nosotros en alguno de nuestros servicios principales. Por eso tenemos muy claro que el e-commerce nunca va a exceder del 20% de nuestro volumen total de envíos. La explicación es sencilla: nuestro perfil de cliente se sitúa en nichos de mercado tremendamente exigentes en el servicio. Si avanzásemos en otras operativas, como es el caso del e-commerce, seguramente estaríamos perjudicando la calidad del servicio a nuestro cliente tradicional, y para nosotros es vital mantener nuestros estándares actuales, que son los que nos han traído hasta aquí.