La inspección del transporte en Europa

Inspeccionar en las sedes de las empresas es más efectivo que hacerlo en carretera; algunos países sancionan proporcionalmente a más vehículos extranjeros que a los nacionales; el uso cada vez más extendido del tacógrafo digital facilita tanto la realización de los controles como la detección de infracciones. Estas son alguna de las conclusiones que se pueden extraer de un informe elaborado por la Comisión Europea sobre la aplicación de la legislación relacionada con los tiempos de conducción y el tacógrafo.

La normativa europea establece que los Estados miembros deben comunicar cada dos años una serie de datos relacionados con la inspección del transporte por carretera, con los que la Comisión elabora un informe sobre la aplicación que hace cada país de las normas que regulan los tiempos de conducción y descanso y el uso del tacógrafo. Recientemente, la Comisión ha hecho público el informe correspondiente a los años 2009-2010.

De las conclusiones que figuran en dicho informe destaca la afirmación de que las inspecciones realizadas en las sedes de las empresas de transporte son cinco veces más efectivas para detectar infracciones que las realizadas en carretera. Sin embargo, la casi totalidad de los países de la UE efectúan muchos más controles en la ruta. Además, la Comisión apunta que los controles en los locales también crean menos obstáculos a las operaciones de transporte. Por estos dos motivos, animan a intensificar las inspecciones en las sedes de las empresas.

Carretera versus empresa

Sin embargo, al igual que en el informe anterior, como la gran mayoría de los controles se llevó a cabo en carretera (el 82%), sólo un par logró alcanzar el umbral de tener al menos un 50% del total en los locales de las empresas, porcentaje que exige la normativa europea. El mínimo en carretera debe ser del 30%. En 2009-2010 se controlaron en carretera 9,7 millones de vehículos, un 14% más que en el informe anterior y casi 10,8 millones de conductores, con un resultado de 119 millones de jornadas controladas en carretera.

¿Persecución contra el extranjero?

La mayoría de los países centran sus controles en los vehículos y conductores locales, en un porcentaje que ronda el 80%. Este porcentaje se reduce bastante en los países que en el informe se califican como de tránsito, donde se controlaron más vehículos no nacionales. Esto ocurrió en Alemania, donde las inspecciones en carretera se efectuaron en el 62% de los casos en vehículos extranjeros, el 61% en Eslovenia y el 60% en Luxemburgo.

Singular es el caso de Bulgaria, donde los no nacionales constituyen sólo el 17% de los vehículos controlados, pero se les adjudicó el 70% de las infracciones

Peculiaridades españolas

En lo que se refiere a España, la Comisión señala que se deben revisar los datos de las inspecciones en carretera, ya que la cifra de vehículos inspeccionados fue significativamente superior a la cifra de conductores controlados, algo no muy lógico. También recomienda que se revisen los procedimientos de inspección en las empresas, ya que tenemos uno de los índices de detección de infracciones más bajos. Y llama la atención que 51.000 de las 120.000 infracciones detectadas en carretera, el 42,5%, se debieron a no llevar los registros de los 28 días anteriores.

Con el digital se “pillan” más infracciones

Según los datos aportados por todos los países de la UE (faltaron los de Finlandia), entre 2009 y 2010 se detectaron unas 4,5 millones de infracciones, lo que representa un incremento del 38% respecto al bienio anterior. Si bien es cierto que el promedio de 3,1 infracciones por cada 100 jornadas de trabajo controladas es inferior al de 3,8 que figuraba en el anterior informe. Desde la Comisión justifican esta mayor detección de infracciones al aumento de los controles y a que el tacógrafo digital “proporciona un análisis más rápido, más preciso y fiable de las infracciones.

En cuanto al reparto de infracciones, las relacionadas con los tiempos de conducción y descanso mantienen un porcentaje similar al de hace dos años, mientras que las relacionadas con el tacógrafo (funcionamiento incorrecto y manipulación) se han reducido del 10% al 5%. Pero lo más significativo para la Comisión es el incremento del 1% al 8% en las infracciones relacionadas con la falta o disponibilidad de registros de otros trabajos, por lo que hace un llamamiento a los Estados miembros para que comprueben si esta infracción se está utilizado para ocultar otras más graves. Esta circunstancia se da sobre todo en Alemania.