Listado de normas básicas de seguridad en un almacén

Listado de normas básicas de seguridad en un almacén

En numerosas empresas, el epicentro de su actividad se sitúa en sus almacenes. Estas instalaciones albergan numerosos y diferentes recursos humanos y materiales, lo cual hace que, con independencia de su tamaño, de su sector o de su actividad, la empresa en su conjunto se encuentre expuesta a numerosos riesgos.

 

 

A continuación, se desglosa un listado de las 10 normas básicas de seguridad en cualquier almacén:

 

  1. Adecuado seguro para el almacén

    Para garantizar la tranquilidad y continuidad de la actividad de cualquier empresa, es necesario realizar un análisis exhaustivo de las características técnicas del almacén, las existencias medias y las posibles máximas, las medidas de prevención de incendios y robo, etc. Este riguroso análisis permite conocer las necesidades de cada empresa y diseñar y negociar un seguro de almacén adecuado que forme parte del Programa de Seguros de la empresa.

  2. Asesoramiento técnico

    En aquellos aspectos técnicos que lo requieran, es recomendable el asesoramiento de profesionales especialistas en los diferentes sectores que dictaminen las indicaciones precisas. En el caso del análisis, diseño y contratación del seguro de almacén, es aconsejable trabajar con una correduría de seguros especialista en seguros de empresa.

  3. Formación de los trabajadores

    Además de estar recogida en la Ley 31/95 de Prevención de Riesgos Laborales, una adecuada formación preventiva, tanto teórica como práctica, es fundamental en el listado de normas básicas de seguridad de cualquier almacén.

    Esta formación debe estar centrada en cada puesto de trabajo y, en caso de ser necesario, se debe repetir o actualizar periódicamente.

    También es recomendable facilitar útiles y sencillos manuales de seguridad para todos los usuarios y responsables de áreas.

  4. Revisiones e inspecciones periódicas

    En función de la actividad de cada empresa, es obligatorio realizar revisiones e inspecciones periódicas de los diferentes elementos materiales, así como de todos los procesos realizados.

    Es clave realizar un calendario de revisiones e inspecciones en el que se fijen, por áreas y puestos de trabajo, diferentes revisiones de mantenimiento diarias y más exhaustivas.

    También se debe conservar, de forma visible, el historial de inspecciones llevadas a cabo.

  5. Iluminación y ventilación adecuados

    La iluminación y la ventilación en un almacén son dos aspectos esenciales. Normalmente, la iluminación natural no es suficiente y, por tanto, se debe contar con puntos de luz suficientes que iluminen todas las zonas de las instalaciones. Una ventilación adecuada ayuda a la circulación del aire y, sobre todo, en casos de trabajos con material tóxico, disminuye el riesgo de intoxicación.

  6. Extintores y otros elementos de seguridad

    Las instalaciones deben contar con extintores en diferentes puntos clave y otros elementos de seguridad adicionales, como material de primeros auxilios, alarmas, detectores de incendios, etc.
    Es necesario asegurarse de su correcto funcionamiento a través de revisiones periódicas.

  7. Salidas habituales y de emergencia fácilmente accesibles y libres de obstáculos

    En todo momento, tanto las salidas habituales como las de emergencia deben encontrarse accesibles, libres de obstáculos y correctamente señalizadas. En caso de accidente o incendio, se deben poder evacuar las instalaciones de forma fácil y segura.

  8. Uso de maquinaria y circulación dentro del almacén

    Con el objetivo de lograr maniobrar dentro de las instalaciones con facilidad y seguridad, con o sin maquinaria, es necesario que el ancho de los pasillos a lo largo de todo el almacén sea suficiente.

    También es indispensable, cuando se esté manejando maquinaria en el interior del almacén, hacerlo con precaución, a velocidad reducida y dando prioridad a aquellas personas que circulen por las instalaciones a pie.

    Por último, es aconsejable, sobre todo en aquellos almacenes con un importante volumen de vehículos, disponer de vías de circulación exclusivas para personas.

  9. Utilización de los elementos de protección personal

    Todos los trabajadores deben utilizar de forma obligatoria y, en función de su puesto de trabajo, diferentes elementos de protección personal, como cascos, guantes, protectores, de oídos, lentes de seguridad, etc.
    También es recomendable el empleo de señalizaciones por áreas operativas.

  10. Trabajar con seguridad y extremar las precauciones

    Los almacenes están expuestos a numerosos riesgos. Es necesario trabajar con responsabilidad, seguridad y extremar las precauciones con el objetivo de evitar posibles accidentes. Se deben desarrollar protocolos internos de seguridad de obligado cumplimiento y, ante una dificultad o una situación adversa y, siempre que sea preciso, se aconseja solicitar ayuda a un compañero..

 

Llerandi

Llerandi

Equipo de Llerandi Riesgos y Seguros