Novedades normativas que debe conocer

Un mes de preaviso para no renovar la póliza

A partir del próximo  uno de enero de 2016, los tomadores de las pólizas dispondrán de una antelación mínima de un mes a la conclusión del período de seguro en curso para oponerse a su prórroga.

Esta modificación, novedad ha sido introducida en la disposición final primera de la Ley 20/2015 de Ordenación Supervisión y Solvencia de entidades aseguradoras y reaseguradoras, por la que se modifica, entre otras, la Ley 50/1980 de Contrato de Seguro.

Para realizar esta oposición a la prórroga, la notificación a la compañía debe realizarse por escrito. Si el asegurado quiere que sea su corredor de seguros quien realice esta notificación, tendrá que darle consentimiento expreso para ello.

Por otra parte, si fuese la compañía aseguradora la que se opone a la renovación, esta también tendrá que notificarlo por escrito al tomador, pero en esta ocasión, con al menos dos meses de anticipación.

Duración máxima de los contratos

La duración del contrato de seguros debe estar determinada en la póliza, y no podrá fijar un plazo superior a 10 años. Habitualmente, los contratos tienen una duración anual, y pueden prorrogarse por iguales períodos tantas veces como se considere necesario.

Modificación de los contratos

Si la entidad aseguradora quiere realizar cualquier modificación la novedad que se produzca en el contrato de seguro, tiene la obligación de comunicarlo al tomador con dos meses de antelación a la conclusión del período en curso.

Excepción: Seguros de Vida

Lo explicado en los apartados anteriores (prórroga, duración y modificación)  no resulta de aplicación en cuanto sea incompatible  con la regulación específica de los seguros sobre la vida.