¿Qué ocurre cuándo tiene lugar un siniestro extraordinario y aún no se ha pagado la prima?

El Consorcio de Compensación de Seguros (CCS) tiene, como objetivo institucional proteger los intereses de los asegurados afectados por un siniestro cubierto y evitar en la medida de lo posible, los litigios.

En los últimos años se ha observado un incremento del número de casos en los que se producen retrasos en el pago de las primas y de los recargos a favor del CCS más allá del denominado ‘período de gracia’ previsto en la Ley de Contrato de Seguro.

Aunque el CCS es una entidad abierta con ánimo de dialogar, debe atenerse a la legislación vigente:

  • Su estatuto legal
  • El Reglamento del seguro de riesgos extraordinarios
  • Y la Ley de Contrato de Seguro

Por todo ello, debemos ser plenamente conscientes de las consecuencias de no cumplir con las normas legales y reglamentarias que  regulan los impagos o retrasos en el pago de las primas.

En primer lugar, La Ley de Contrato de seguro establece que la cobertura queda suspendida tras la finalización del ‘período de gracia’ (1 mes tras la renovación) y que la reactivación de la cobertura no tiene carácter retroactivo, sino que se produce a las 24 horas del día en que el tomador pagó su prima.

Por su parte, el Reglamento del seguro de riesgos extraordinarios excluye los daños correspondientes a siniestros producidos antes del pago de la primera prima o, cuando la cobertura del CCS esté suspendida con arreglo a la Ley de Contrato de Seguro. Esta exclusión figura en todos los contratos de seguro de modo expreso, y no es posible que las partes pacten en contrario.

Debemos tener en cuenta también que el CCS es una entidad que es ajena a los procesos de aseguramiento de los riesgos y los procesos de renovaciones anuales, y además, desconoce los procesos internos de gestión, tanto de las compañías como de los mediadores intervinientes.

No retrase de forma voluntaria el pago de la prima en ningún caso, y, si el retraso no se debe a su voluntad, recomendamos actuar de la siguiente forma:

  • Documentar la voluntad de todas las partes (compañía, mediador y asegurado) de mantener el seguro en vigor
  • Documentar que el proceso de renovación de la cobertura se ha iniciado antes del vencimiento de la anualidad en curso
  • Documentar el historial, si lo hubiere, de aseguramiento del riesgo en que se demuestren los distintos momentos en los que se han materializado los pagos de los recibos anuales con recargo a favor del CCS.
  • Solicitar la emisión y realizar el pago de un recibo, dentro del ‘mes de gracia’ por un importe provisional igual al 50% de la prima y recargo del CCS abonados durante la anualidad anterior.