Responsabilidades y obligaciones de un Administrador de Fincas

Responsabilidades y obligaciones de un Administrador de Fincas

La gestión diaria de las Comunidades de Propietarios no es sencilla. Los trámites legales habituales, la coordinación de las labores de mantenimiento y renovación de las instalaciones, el seguimiento económico de los presupuestos y las cuentas anuales, la recepción y el seguimiento de los siniestros de las comunidades, etc. suponen una importante dedicación de tiempo y los conocimientos y formación de un Administrador de Fincas.

 

El Administrador de Fincas agiliza todos estos trámites e incidencias, garantizando el bienestar de todos los vecinos de sus Comunidades de Propietarios.

 

 

Consigue gratis la Metodología de gestión de siniestros de comunidades para  Administradores de Fincas

 

 

¿Cuáles son las responsabilidades y obligaciones de un Administrador de Fincas?

 

Las responsabilidades y obligaciones de un Administrador de Fincas están recogidas en el Artículo 20 de la Ley de Propiedad Horizontal.

 

  • Asesorar, informar y comunicar a los vecinos

El Administrador de Fincas debe evitar, en la medida de lo posible, el malestar y las quejas de los vecinos que, en muchas ocasiones, son debidas a la falta de información. Un asesoramiento y una comunicación clara y en tiempo, tanto de forma oral como escrita, a través de circulares informativas periódicas, generará confianza y evitará incidencias por desinformación.

 

  • Gestionar el presupuesto anual y la contabilidad de la comunidad

El Administrador de Fincas, junto al Presidente de la Comunidad de Propietarios, debe gestionar los presupuestos anuales, una vez aprobados en la correspondientes Juntas de Propietarios, y llevar al día las cuentas de sus comunidades, cumpliendo íntegramente todos los requisitos legales.

 

Además, es habitual que, durante la anualidad, surjan gastos imprevistos no incluidos en el presupuesto y, el Administrador de Fincas debe analizar las necesidades y resolverlas, solicitando una comparativa de proyectos para su posterior validación por los vecinos.

 

  • Mantener la finca y sus zonas comunes

Es una de las principales responsabilidades de un Administrador de Fincas e incluye las actividades de protección, prevención, conversación, reparación y realización de obras de actualización y mejora de las instalaciones y servicios de las fincas.

 

  • Coordinar a los proveedores de servicios de la comunidad

El Administrador de Fincas debe gestionar y coordinar los distintos proveedores de servicios (ascensores, jardineros, limpieza, mantenimiento, etc.) de sus Comunidades de Propietarios y responsabilizarse del cumplimiento de los plazos pactados y de la calidad en la prestación de los servicios. Además, debe realizar todas las gestiones propias de la contratación y realizar una adecuada comparativa de coste.

 

  • Contratar el Seguro de Comunidad y recepcionar los siniestros

 El Seguro de Comunidad garantiza los principales riesgos comunitarios.

 

El Administrador de Fincas debe velar por una contratación adecuada e intervenir en la declaración y tramitación de los siniestros de la comunidad.

 

Es recomendable que, en este tipo de trámites, el Administrador de Fincas trabaje con una correduría de seguros especialista en comunidades que agilice los procesos y ayude a evitar el malestar de los vecinos cuando se producen este tipo de incidencias.

 

 

Nueva llamada a la acción

 

 

Llerandi

Llerandi

Equipo de Llerandi Riesgos y Seguros